Hace unos meses escribí un artículo sobre cómo puedes tener un día con mayor energía al crear y mantener una rutina matutina.

 

Todos los profesionales exitosos tienen una rutina matutina que dura desde 5 minutos hasta 2 horas y lo practican diariamente sin importar si están de vacaciones o no. ¿Por qué crees que lo hacen? Porque el dedicamos a nosotros mismos un momento al despertarnos, marca la pauta del tipo de día que llevarás y cómo manejarás los retos que vayan apareciendo.

 

Quiero compartir contigo el proceso de priming o preparación de Tony Robbins que es el que practico desde hace meses y me ha dado excelentes resultados en cómo inicio y llevo mis días.

 

Priming o preparación es el acto de dedicarle un tiempo (idealmente por las mañanas) a ajustar tus pensamientos y emociones para poder vivir en un estado de ánimo óptimo. Éstos pueden ser motivados por factores de los cuales ni siquiera estamos conscientes, lo que impacta en gran medida nuestro desempeño en cada área de nuestra vida.

 

Este proceso ha sido estudiado y comprobado por la ciencia y la psicología. Todo sucede dentro de nuestro subconsciente. A la mente la podemos preparar positiva o negativamente. El ejercicio que te detallaré a continuación que recomienda Tony Robbins, te ayudará a filtrar los estímulos negativos para que tengas más experiencias y resultados positivos. A este proceso le puedes dedicar tan sólo 10 minutos diarios, para experimentar sus beneficios en los resultados que obtengas durante el día, tanto en desempeño, humor y estado físico y mental.

 

Los pasos:

PASO #1: Sentarse – sentarse sobre una silla o con piernas cruzadas manteniendo la espalda recta.

PASO #2: Respirar – 3 sets de 30 respiraciones cada uno. Entre cada set hacer una corta pausa antes de continuar.

PASO #3: Respirar hacia el corazón – poner las manos sobre el corazón y respirar por 30 segundos llevando la respiración al área del pecho.

PASO #4: Practicar gratitud – Pensar en 3 cosas por las que estás agradecido. A cada cosa dedicarle un minuto en visualizarla, sentir la gratitud y revivir la situación. Sentirla lo más real posible. 

PASO #5: Visualización – Esta parte la puedes hacer como una bendición u oración. Es tan espiritual como quieras hacerla. Imagina que hay una luz/colores/ángel (o lo que te haga sentido a ti) y te llena todo tu cuerpo empezando a sanar todo lo que necesites: cuerpo, pensamientos, emociones y sentimientos. Visualiza como tus problemas desaparecen. Pide que tus fortalezas se potencialicen. Todo esto toma apróx. 1 minuto y medio.

PASO #6: Compartir – Ahora envía toda esa energía que obtuviste de la sanación y fortalecimiento de tu ser a los demás: familia, colegas, comunidad, país y planeta. Toma apróx. 1 minuto y medio.

PASO #7: Enfoque y celebración – Ahora piensa en las 3 metas que más quieres alcanzar en este momento. Son cosas que te emocionarán mucho cuando las logres. ¿Cómo te sentirás cuando las logres? Ponte en ese lugar de logro y celebra ese sentimiento de haberlo completado y de victoria. Visualiza el impacto que este logro tendrá en ti y la gente a tu alrededor. Dedícale 1 minuto a cada logro y experimenta completamente el éxito con cada uno.

PASO #8: Finalización – Tomate el tiempo que necesitas para realizar estiramientos y reflexionar sobre todo lo positivo que acabas de hacer. Busca mantenerte en ese estado y sal al mundo a tener un gran día y triunfar.

 

¿Estás listo para estar más enfocado, lograr tus metas y crear una transformación real y duradera en tu vida?

 

Espero que tomes esta herramienta y la pongas en práctica. Deseo que como me ha pasado a mí, se dé un gran cambio en la calidad de los pensamientos y emociones que experimentas. Cuando entrenas tu mente, no sólo encuentras mayor satisfacción durante el día, si no que mejoras el logro de tus metas. Si conoces a personas que se pueden beneficiar de este artículo, compártelo. 

 

Suscríbete a mi comunidad para aprender técnicas para manejar tu mentalidad y que el estrés y la ansiedad trabajen a tu favor.

 

Este artículo está inspirado en el artículo de Tony Robbins que describe el proceso de “priming”.

Share this post

Deja un comentario