Coaching es un proceso de acompañamiento que se puede utilizar en ámbitos profesionales y personales.

Un coach es un acompañante del coachee (su cliente) en ir de punto A al punto B. Este es un camino de aprendizaje en donde el coachee va despertando y desarrollando su potencial a partir de identificar sus limitaciones y miedos para minimizarlos y eliminarlos.  El coach lo ayuda a ver esto y le proporciona diferentes herramientas para llegar al punto deseado.

¿Cómo se originó el coaching?

La palabra “coaching” viene del vocablo húngaro “kocs”, palabra utilizada para designar un vehículo de cuatro ruedas que transportaba personas de un lugar a otro. En inglés el vocablo “coach” significa entrenador y esta palabra se volvió popular principalmente en el ámbito de los deportes.

En los años 80 el coaching comienza a difundirse tal como lo conocemos en la actualidad a partir de un libro escrito por W. Timothy Gallwey, llamado “El juego interior del tenis”. En los últimos 30 años su presencia y práctica está en todo el mundo. Hay mercados más desarrollados que otros en esta metodología.

¿Cuál es la diferencia entre Coaching y Terapia (psicológica o psiquiátrica?) ¿Y cuál es la diferencia entre Coaching y Mentoring?

La analogía que me gusta darle a mis coachees es la siguiente:

Imaginen que están manejando un carro. El mentor es la persona que se sienta a la par de ustedes y les dice que velocidad deben usar, si frenan o avanzan, cómo usar los retrovisores, etc. Es un experto en el tema que los guía a hacer la actividad utilizando los procesos correctos.

El psicólogo o psiquiatra son los retrovisores del carro. Es muy importante ver a los lados y hacia atrás para ver si va uno bien en su camino hacia adelante. Si uno quiere cambiarse de carril no puede obviar que viene atrás o a los lados. El psicólogo o psiquiatra busca llegar al punto en nuestra vida donde el problema inició, analizarlo y tomar decisiones de qué queremos cambiar del pasado para que nuestro futuro sea mejor.

El coach es el parabrisas del carro. Es importante tener ese vidrio para poder divisar el punto B desde punto A. Al coach le interesa acompañar al coachee a poder llegar al punto B tomando como punto de partida el presente y analizar comportamientos, hábitos y creencias que ya no le están funcionando al coachee para modificarlas y poder llegar a punto B.

¿Un coach no “le soluciona los problemas” al coachee?

No, el coach le provee herramientas para el cambio y el crecimiento. Es una relación que se basa principalmente en el diálogo. El coach le ayuda a ver diferentes perspectivas de su problema usando herramientas variadas y estratégicas para enriquecer la retroalimentación al coachee. Se busca la toma de consciencia sobre situaciones, creencias, limitaciones, emociones, etc. al igual que identificar talentos, habilidades o competencias.

¿Qué tipos de coaching existen?

  1. De vida: Revisa las formas en que cada ser humano interpretamos todo a nuestro alrededor. Está enfocado principalmente en el comportamiento humano. El coach de vida ayuda al coachee a reconocer sus habilidades y sueños, se enfoca en metas de vida y ayuda al coachee a que supere los obstáculos para lograr sus metas.
  2. De negocios: Es una forma de desarrollar el talento humano en las organizaciones. Apoya el colaborador de forma positiva, dándole retroalimentación y herramientas para mejorar su efectividad personal. coaching de negocios incluye:
    1. Coaching ejecutivo: Se centra en la vida laboral de la persona y está enfocado en el desarrollo profesional, su mejora en desempeño y su compromiso para con la empresa como líder de la misma. El coachee trabaja en metas trazadas por él/ella y la empresa.
    2. Coaching de liderazgo: Se enfoca en trabajar temas de liderazgo con el coachee en base a metas definidas por la empresa
    3. De equipos: Ayuda a los participantes de un equipo a trabajar mejor con los demás integrantes del mismo. Es una excelente metodología para ayudar a los equipos a minimizar conflictos y mejorar comunicación y relaciones laborales.

¿Cuánto suele durar un proceso de coaching?

Depende del alcance de los objetivos que se planteen. Por lo general este proceso tiene una duración entre 6 meses y 1 año.

¿Para qué se contrata un coach? ¿Quiénes lo hacen?

La ICF (International Coaching Federation) estimó en el 2019 que existen 53,300 coaches profesionales alrededor del mundo, un crecimiento de 12% desde el 2012.

Las principales razones para contratar un coach son:

  • Buscar crecer, desarrollarse y conocerse mejor a sí mismo.
  • Querer descubrir qué es lo que realmente quiere hacer con su vida.
  • Contar con una meta definida pero no saber por dónde iniciar a lograrla.
  • Ya inició con el cambio, pero desea acelerar el proceso para el pronto logro de resultados.
  • Querer dar un giro a su vida, ya sea profesional o personal.
  • Mejorar las relaciones personales y/o laborales, así como encontrar un balance en su vida laboral y personal.
  • Corregir comportamientos no deseados y potencializar los deseados.

¿Cuáles son los beneficios de recibir coaching?

Los principales beneficios que reciben los coachees según el “ICF Global Coaching Client Study, 2009” son:

  • Auto confianza y autoestima
  • Relaciones personales y laborales
  • Comunicación asertiva
  • Habilidades interpersonales
  • Desempeño laboral
  • Balance de vida laboral y personal
  • Bienestar
  • Oportunidades de carrera
  • Organización personal
  • Administración del trabajo
  • Manejo del tiempo
  • Equipos efectivos
  • Cultura organizacional
  • Organización financiera
  • Planificación de inversión

 ¿Cuáles son las responsabilidades de un coach?

  • Su principal responsabilidad es que el coachee alcance la comprensión de sí mismo, viva con más conciencia y asuma plena responsabilidad por sus acciones y por los resultados obtenidos.
  • Es un coach titulado y capacitado para ejercer de forma profesional y proporcionar esta información si lo requiere el cliente.
  • Prepara deberes y asignaciones apropiadas y darle el seguimiento necesario e individualizado a cada cliente.
  • Asume y comparte responsabilidad por los resultados.
  • Mueve al cliente de sus viejos hábitos.
  • No juzga, ni da consejos. Tampoco señala el camino correcto a seguir.
  • Provoca la reflexión.
  • Estricta confidencialidad en el proceso de acompañamiento.
  • Refiere al cliente a otro tipo de profesional en caso sea necesario (terapeuta, consultor, etc.)
  • Suspende el proceso de coaching en caso de surgir conflicto de cualquier índole.

¿Cuáles son las responsabilidades de un coachee?

  • Asistir puntualmente a las sesiones planificadas.
  • Asumir el compromiso consigo mismo y con el proceso voluntariamente.
  • Ser sincero y honesto, facilitando retroalimentación respecto al coach, al proceso y cómo se siente.
  • Llevar a cabo sus planes de acción y tareas.
  • Asumir al 100% la responsabilidad de todas sus decisiones y acciones que realice debido a la dinámica del coaching.

Adicionalmente para lograr un proceso exitoso es importante que el coachee tenga las siguientes actitudes:

  • Compromiso intelectual y emocional con el proceso.
  • Disposición y voluntad a modificar y/o renunciar a hábitos, creencias, aprendizajes nuevos, desaprender, etc. para poder lograr sus objetivos.
  • Reflexión y observación acerca de sí mismo, poderse cuestionar sus creencias, pensamientos, emociones y comportamientos actuales para modificarlos o crear nuevos.
  • Tomar decisiones para que los cambios se vuelvan realidad.

 ¿Qué sectores están experimentando un mayor grado de crecimiento en cuanto a implementación del coaching?

Las grandes empresas son las que mayor crecimiento le han dado al coaching. Han sido pioneras en utilizar el coaching para desarrollar a sus directivos y equipos de trabajo.

¿Qué resultados cuantitativos se ha percibido en aquellas empresas que han apostado al coaching?

Según PwC coaching es la segunda industria de mayor crecimiento en el mundo, siendo su tamaño de mercado de US$15 mil millones en el 2019 a nivel global. Se espera que su valor se incremente a US$20 mil millones para el 2022. Esto responde a que:

  • El coaching otorga un retorno sobre la inversión (ROI) de 7 veces su coste en mejoras de rendimiento y calidad (Fuente: ICF Global Coaching Client Study, 2009).
  • Empresas que combinan el coaching con sus programas de formación mejoran la rentabilidad en un 85% – versus 23% con sólo formación (Fuente: Public Personnel Management, RU).
  • El 100% de los empresarios indican una mejora a nivel de la comunicación, el trabajo en equipos, el liderazgo, el servicio a los clientes y a la hora de establecer objetivos (Fuente: Manpower, Canada).

Share this post

Deja un comentario