Este último año estuvo lleno de drama, emociones, frustración, duelo y conmoción. Y ahora, un año después, nos encontramos irónicamente más conectados entre nosotros, más conscientes de nuestra humanidad y más parecidos los unos a los otros de lo que creíamos. Somos más compasivos, más humildes y resilientes. Hemos aprendido lecciones sobre el amor, la aceptación, la gratitud y la conexión con nuestro yo interno – la liberación y paz interior. Todas estas cosas que los maestros espirituales nos enseñan nos fueron impuestas por el gran maestro espiritual del universo, Dios o esa inteligencia mayor a nosotros mismos.

 

Si me conoces sabes que uno de mis objetivos de vida es viajar y conocer el mundo. Una semana antes de que cerraran el aeropuerto de Guatemala, teníamos un viaje planeado para conocer Egipto… Cuando vimos que comenzaban los casos allá y España (que era el país por el que íbamos a pasar) estaba por cerrar sus fronteras, decidimos cancelar nuestro viaje. Este fue el primer gran golpe de la pandemia… Y cómo nos pasó a todos ese primer golpe sólo fue el comienzo de muchos más que irían apareciendo en el transcurso del año. Me di cuenta de que todos los temas que no había resuelto personales y profesionales comenzaron a explotar para bien y para mal. 

 

Mi negocio comenzó a despegar ya que lo manejo en línea principalmente y fue un gran motivante para mí el poder ayudar a tanta gente que no estaba pudiendo manejar el estrés y la ansiedad que la situación les estaba causando. 

 

Por otro lado, mi mayor reto en casa fue que mi familia me invadió mi espacio y tenía que dividirme en 10 partes iguales a lo largo del día mientras llevaba mi negocio. Esto fue duro y me tomó tiempo poner límites amorosos y en equipo con mi familia manejarlo. 

 

Si puedo resumir lo que sentí durante este último año ha sido agobio, distanciamiento, ausencia, dolor, frustración, ira, injusticia y a veces desesperación. Por otro lado, sentí la conmoción colectiva, paz, calma, aceptación a mí misma y a lo que es y muchísima gratitud por la vida y mi familia.  En los momentos de privación y desconexión, sentía una profunda conexión conmigo misma, con mi alma y con mi Dios (es en lo que creo).

 

Mi mayor aprendizaje del año ha sido soltar, rendirme, doblegarme a mí misma y a lo que es.

La mejor explicación que he encontrado es la que detalla Michael A. Singer en su libro: El experimento rendición. El autor explica lo siguiente:

 

“Rendirse, qué palabra tan asombrosamente poderosa. A menudo engendra el pensamiento de debilidad y cobardía. En mi caso requirió toda la fuerza que tenía para ser lo suficientemente valiente como para seguir lo invisible hacia lo desconocido. Y eso es exactamente lo que estaba haciendo. No es que la rendición me diera claridad sobre hacia dónde me dirigía, no tenía idea a dónde me llevaría. Pero la rendición me dio claridad en un área esencial: mis preferencias personales de agrado y desagrado no iban a guiar mi vida. Al renunciar al control que esas poderosas fuerzas tenían sobre mí, estaba permitiendo que mi vida fuera guiada por una fuerza mucho más poderosa, la vida misma. 

 

En esta etapa de mi crecimiento, pude ver que la práctica de la entrega se realizaba en dos pasos muy distintos: primero, sueltas la reacciones personales de agrado y desagrado que se forman dentro de tu mente y corazón; y segundo, con la sensación de claridad resultante, simplemente miras para ver lo que te pide la situación que se desarrolla frente a ti. ¿Qué harías si no estuvieras siendo influenciado por las reacciones de agrado o disgusto? Seguir esa guía más profunda llevará tu vida en una dirección muy diferente a la que te habrían llevado tus preferencias. Eso es lo más claro que puedo explicar mi experimento de entrega, y se convirtió en la base de mi vida espiritual y mundana.”

 

¿Si sueltas todas las reacciones de agrado y desagrado, cómo cambiaría tu vida? La mía ya se está transformando y te digo que es un viaje espectacular. Espero te unas a esta nueva forma de vida.

 

Si quieres aprender a cómo controlar tu mente y emociones para ir soltando y viviendo más plenamente, te invito a que te unas a la membresía: EVOLUCIÓN PERSONAL. Por menos de US$2 diarios obtendrás herramientas prácticas, simples y transformadoras que mejorarán tu vida significativamente.

 

Si conoces a personas que se pueden beneficiar de este artículo, compártelo. Suscríbete a mi comunidad para aprender técnicas para manejar tu mentalidad y que el estrés y la ansiedad trabajen a tu favor, haz clic en este enlace: SUSCRIPCIÓN

Share this post

Deja un comentario