Anteriormente te conté que con mi esposo iniciamos a subir Preikestolen o Pulpit Rock en Noruega. Un recorrido hacia arriba (90% del camino era cuesta arriba) de 3,800 metros, casi 4 km. También te conté cuál fue mi objetivo para lograr llegar a la cima. En esta segunda parte hablaré sobre mi estrategia y la ruta que decidí tomar.

 

ESTRATEGIA – El cómo

Tener una estrategia clara de a dónde quiero llegar, cuánto tiempo me va a tomar, qué debo hacer para llegar y qué herramientas necesito es el primer paso.

 

En el caso de este camino, sabía que quería llegar a la cima, que seguramente me iba a tomar 2 horas, debía caminar e ir encontrando mi paso, debía tener el equipo adecuado y condición física para lograrlo.

 

FOTO STEPHANIE POSTURA DEL ÁRBOL

 

Generalmente tomamos en cuenta varios aspectos para definir nuestra estrategia, reconociendo cuáles son nuestras fortalezas, pero a veces olvidamos identificar nuestras debilidades y evaluar el ambiente a nuestro alrededor para asegurarnos que la estrategia sea exitosa. En mi caso puntual lo que me faltaba era mejor condición física, pero todo lo demás sí lo tenía muy claro: equipo adecuado, hidratación, energía, snacks y la ambición necesaria para logarlo.

 

Vi personas sumamente gordas, personas lastimadas, personas con zapatos inadecuados, niños pequeños, personas mayores, personas corriendo hacia la cima, personas con mochilas gigantes en su espalda, en fin, gente de todas las edades y nacionalidades. Todos teníamos el mismo objetivo en común: Llegar a la cima. Las razones variaban completamente y las estrategias también, ya que como les mencionaba algunas personas tenía las herramientas, condición y equipo adecuado y otras no. Muchas veces el objetivo nos mueve tanto que nos ayuda a lograrlo. A algunos les tomará más tiempo y/o esfuerzo que a otros, pero si el objetivo está claro, poco a poco la estrategia se va armando. En otros casos si la estrategia no está bien definida, es muy difícil llegar al objetivo y se debe revisar qué es lo que se debe hacer diferente para lograrlo.

 

FOTO DE MAPA PREIKESTOLEN

 

EL MAPA O CAMINO – Dónde

Hace unos años vinieron los Sherpas de los Himalayas y mejoraron el camino para subir. Hay personas que les gusta hacer el recorrido de forma diferente, muchos acampan, corren y hacen picnics. Cada uno de los visitantes recorre y disfruta el camino de forma distinta. En mi caso puntual les comparto lo que identifiqué y cómo lo comparé con mis sueños:

  • Hay personas que van más rápido que yo, otras más lento
  • Hay personas que disfrutan el camino y otras que no
  • Hay personas que han recorrido el mismo camino varias veces y otras que es su primera vez
  • Hay personas que van solas, otras acompañadas por una o varias personas o incluso por sus mascotas
  • Cada persona nota y vive la experiencia de forma distinta

 

También mientras iba caminando, hubo veces que estuve más cansada y dos cosas me motivaron:

  1. Lograr mi objetivo
  2. Orgullo: ver niños de 6 años o personas mayores con bastón bajando (ya de regreso) me motivaba a terminar. Pensaba: “Si ellos lo lograron, yo también puedo”

 

Cuando vienen las dificultades es cuando estamos tentados a dejar todo allí y darnos la vuelta y no avanzar dejando a un lado nuestros sueños. Creo que siempre hay personas que lo ayudan a uno a recordar la razón por la cuál comenzó el sueño y que, si bien siempre encontraremos retos, es importante verlo como oportunidad y no como obstáculo. El aprendizaje en estos momentos es invaluable.

 

También me di cuenta de que parar y voltear a ver hacia atrás para notar todo el camino recorrido es necesario para tomar perspectiva nuevamente. Muchas veces olvidamos que, si bien no hemos llegado a la meta, ya llevamos un buen trecho realizado y estamos cada vez más cerca de lograrlo y quizá más avanzados de lo que creemos. Pero si no vemos hacia atrás no nos damos cuenta de eso.

 

Espera la tercera parte en donde conocerás si llegué o no a la meta. ¿Quieres saberlo? Suscríbete al enlace para conocer el desenlace de la historia: SUSCRIPCIÓN

Share this post

Deja un comentario